Archivo de la etiqueta: emocion

284 La maravilla de un deseo imposible

¿Cómo ves esta expresión: «Maravilla de un deseo imposible» (J. Cortázar)? Consta de tres palabras a cual de ellas más potente: maravilla, deseo, imposible. Es difícil saber cuál de las tres tiene más capacidad de explosionar (¿está bien dicho?) nuestros sentimientos. La bomba viene cuando nos las encontramos juntas. Fíjate. Dice deseo imposible y eso nos desanima, nos deja derrotados pero eso ocurriría si no hubiésemos leído antes «maravilla». Esta palabra lo cambia todo y nos junta las dos percepciones. La explosión emotiva es inevitable. Se nos abren los ojos como platos soperos. El esfuerzo tiene sentido.

Captura de pantalla 2015-05-22 a la(s) 12.34.13

¿Enfrentas esta expresión con tus emociones? Estiras de ella y sacas todas las evocaciones que se desatan en tu interior al leer «maravilla de un deseo imposible»?

El tono que has de utilizar será poético, emotivo, intenso, profundo, ascendente, que busca la luz, que se funde con el azul del cielo. (Creo) Creo en ti.

279 La vida es un regalo

Un regalo o un milagro, o las dos cosas. Milagro y regalo. Basta conectarse unos momentos con la avalancha de sucesos dramáticos, catástrofes y accidentes que cada dos por tres se suceden a nuestro alrededor para entenderlo. Terremotos, tormentas, huracanes, incendios, volcanes, fronteras, naufragios, accidentes, atentados, …

Captura de pantalla 2015-05-17 a la(s) 23.03.29

Y si la vida es un regalo y estás convencido de que es así seguramente has tenido alguna experiencia cercana o propia que te ha hecho entenderlo.

Quizás el caso del avión de Germanwins que el segundo piloto extrelló premeditadamente en los Alpes franceses ha podido ser ese detonante increíble que abrió tus ojos, o el tsunami de Indonesia con olas gigantescas arrasando toda la costa y llevándose por delante miles de vidas, o la tragedia más reciente del terremoto en Nepal que acabó con la vida de más de 7000 personas.

Puedes revivir este último suceso en este artículo de dos montañeros que finalmente se encuentran y se salvan.

_Voy a morir, pero espero que sea rápido_ – EL ESPAÑOL

Cuéntanos cómo es este sentimiento de milagro y de regalo con relación a la vida. Qué circunstancias te han hecho sentirlo.

216 Tu mascota y tú

Elige una mascota para tu blog. La colocas en la columna lateral y también en una nueva entrada. Explica qué es para ti esa mascota en no menos de 100 palabras.

Lo bueno de este ejercicio es que, una vez que ya tienes escogida tu mascota de la url que hemos enlazado, puedes pasar un buen rato jugando con ella. Esoi es lo mejor de tener una mascota, te sientes acompañado y te entretienes. Claro que también supone alguna obligación que otra. ¿Tú como lo ves?

Expresión, emoción, amor propio

9.- Estoy muy contento de llamarme …. (Fíjate en el ejemplo)

Me LLaMo ÈLIA!!!
Me llamo ÈLIA, y estoy orgullosa de llamarme así. Me gusta mucho y creo que es un nombre muy bonito y que me describe a la perfección, y además mucha gente también me dice que es bonito y que me pega. Me llamaron Èlia porque a mi madre le gusta mucho y porque mi abuela materna, que falleció poco antes de que yo naciera, también se llamaba así. Además, el segundo nombre de mi madre también es Èlia.
Èlia es un nombre muy poco popular y no conozco a mucha gente con ese nombre, sólo hay una niña en mi pueblo, que ha nacido hace poco, que se llama igual que yo.
Sobre todo de pequeña, me llamaban de maneras distintas. Recuerdo que, en el colegio mucha gente me llamaba Eli, como diminutivo, mis amigas me llamaban Lili, aunque la verdad es que nosé por qué, y había una niña que, por ser una de las más listas de la clase, me llamaba Lilipedia o Elipedia, como Lili o Eli y Wikipedia, porque decía que yo me lo sabía siempre todo.
Así que me encanta, adoro, amo, vivo por y para mi nombre.

174 Tu Silencio por Mallarmé es fructífero

http://travel.mongabay.com/colombia/600/co02-0014.jpg

La historia original del primer, y hasta ahora único, Silencio por Mallarmé se remonta al 11 de septiembre de 1923 cuando el escritor mexicano Alfonso Reyes reunió a un grupo de amigos en el Jardín Botánico de Madrid con la excusa de homenajear a Stéphane Mallarmé, el poeta del silencio. Ortega y Gasset, Antonio Marichalar, Eugeni D’Ors, José Bergamín, Enrique Díez-Canedo, Mauricio Bacarisse, José Moreno Villa y Juan Ramón Jiménez acudieron a la cita y siguieron las instrucciones de Reyes: sentarse durante cinco minutos en algún lugar del Botánico y, a continuación, escribir qué habían pensado durante ese tiempo. Bautizaron el encuentro como El silencio por Mallarmé (Una encuesta sin trascendencia) y, aunque pocos se acordaron del poeta francés durante esos minutos, publicaron estos textos breves sobre el silencio, la reflexión y la escritura en el número 5 de la Revista de Occidente.

Ochenta y seis años después, y con el mismo objetivo de reivindicar silencio, reflexión y escritura coincidiendo con la celebración del Día del Libro, el Jardín Botánico y Escuela de Escritores recuperan esta iniciativa abierta a todo el público y en la que participarán los escritores Javier Rioyo, Juan Carlos Méndez Guédez, Doménico Chiappe, Juan Carlos Chirinos, Ernesto Pérez Zúñiga, Juan Carlos Márquez, Ignacio Ferrando, Luis Luna, Javier Sáez de Ibarra, Alfonso Fernández Burgos, Eduardo Berti y Pablo Andrés Escapa.

Los asistentes podrán disfrutar del recogimiento del Botánico para reflexionar durante esos cinco minutos de silencio y escribir a continuación sus textos que serán publicados en la página web www.silenciopormallarme.org. La entrada al Jardín Botánico de Madrid será gratuita el próximo jueves 23 de abril entre las cuatro y las ocho de la tarde. Durante esas cuatro horas, además de participar en el Silencio por Mallarmé, los asistentes podrán inscribirse en los cuatro talleres de escritura gratuitos que los profesores de Escuela de Escritores impartirán a lo largo de la tarde.

Muy emotiva es esta celebración. Y nos aporta una estrategia de escritura que vamos a poner en práctica. A falta de jardín botánico que llevarnos al pensamiento podemos escoger un rincón de paz de casa o de un parque cualquiera o … (cada uno que se busque su propio sitio en el que hacer silencio auténtico. En nuestra respuesta convendría explicar desde dónde escribimos.) Nos cargamos de silencio y escribimos los pensamientos que en ese tiempo se nos pasen por la cabeza, lo que ese silencio haya sido capaz de inspirarnos.