Archivo de la categoría: WOOLF

El gran acontecimiento

Fíjate qué nos cuenta V. Woolf de un hecho real ocurrido en Londres. (Orlando) Tan grande fue la helada que … Parece realismo mágico. Es real pero … hay un toque hiperbólico. Sintácticamente es muy sencillo el planteamiento. Se llaman oraciones subordinadas consecutivas de intensidad. «Nevó tanto que hasta los pájaros se caían al suelo en pleno vuelo como si fuesen piedras.»

Aquí tienes el texto:

La Gran Helada fue, los historiadores lo dicen, la más severa que ha afligido estas islas. Los pájaros se helaban en el aire y se venían al suelo como una piedra. En Norwich una aldeana rozagante quiso cruzar la calle y, al azotarla el viento helado en la esquina, varios testigos presenciales vieron que se hizo polvo y fue aventada sobre los techos. La mortandad de rebaños y de ganados fue enorme. Se congelaban los cadáveres y no los podían arrancar de las sábanas. No era raro encontrar una piara entera de cerdos,. helada en el camino. Los campos estaban llenos de pastores, labradores, yuntas de caballos y muchachos reducidos a espantapájaros paralizados en un acto preciso, uno con los dedos en la nariz, otro con la botella en los labios, un tercero con una piedra levantada para arrojarla a un cuervo que estaba como disecado en un cerco. Era tan extraordinario el rigor de la helada que a veces ocurría una especie petrificación; y era general suponer que el notable aumento de rocas en determinados puntos de Derbyshire se debía, no a una erupción (porque no la hubo), sino a la solidificación de viandantes infortunados que habían sido convertidos literalmente en piedra. La Iglesia pudo prestar ayuda, y aunque algunos propietarios hicieron bendecir esas reliquias, la mayoría las habilitó para mojones, postes para rascarse las ovejas, o, cuando la forma de la piedra lo permitía, bebederos para las vacas, empleo que desempeñan, en general admirablemente, hasta el día de hoy.

En tu texto nos has de contar acontecimientos verosímiles con un toque de exageración mágica. A ver como te apañas. Los fenómenos atmosféricos pueden prestarse bien a esta propuesta. Pero podrían utilizarse también otro tipo de «sucesos» sociales, políticos, culturales, …