Archivo de la categoría: LENGUA

266 Cuando los textos se vuelven en tu contra

Hay veces que un texto se vuelve en contra de uno. Tienes una idea, un sentimiento, una historia que contar y crees hacerlo bien. Al menos lo intentas. te esfuerzas poniendo en cada palabra lo mejor de ti. Y lo terminas y dices, no está mal, tiene fuerza, lo he conseguido. En ese momento te sientes eufórico y darías hasta un brinco de júbilo y satisfacción.
Luego pasan los días, se enfría tu mente, quizás alguien ojea tus palabras, siempre hay gente dispuesta a torcerte el gesto con sus comentarios tan espontáneos. Y te lo echan todo a perder. Vuelves a lo que escribiste y ya no es lo mismo. Ha perdido la lógica y la magia. No entiendes bien qué pasó pero se fueron las ideas que creías haber atrapado.
Es una experiencia dolorosa que quizás has ya vivido y quieres comentar. Es también una forma mágica de navegar por nuestro interior y de descubrir lo complejo que es el mundo y lo difíciles que somos. Aunque también es verdad que determinadas palabras sencillas nos explican la intensidad de la vida de forma mucho más clara. A veces hasta un silencio nos habla más alto.
Por si acaso lee con atención el texto de Millás y atrévete luego tú a explicarnos las maravillas paradójicas que te suceden con el lenguaje.
JUAN JOSÉ MILLÁS 11/06/2010

Me compré un cuaderno de los de tapa dura y lomo de piel, para escribir un libro de poemas. Luego resultó que los poemas solo me salían si los escribía en papeles sucios. Y aunque eran excelentes, lo juro, se convertían en malos al pasarlos a limpio en el cuaderno especial de tapa dura y lomo de piel, como si los poemas no fueran partidarios de aquella forma de desclasamiento. Tu mundo, me decían, está en los cuadernos baratos, en el papel higiénico o de cocina, en los folios usados, en las libretas escolares… Escribí un libro de poemas en un cuaderno de contabilidad, utilizando solo la zona del «Debe». Y era perfecto, créanme. Se lo entregué al editor, que decidió hacer una tirada corta, para bibliófilos. Pero una vez publicados resultaron defectuosos, como si los hubiera escrito en el «Haber». Mis poemas solo eran buenos mientras permanecían en papeles manchados. Solo eran buenos a condición de no existir. Eso me desanimó, pero no dejé de escribirlos. Tengo miles de ellos. No puedo demostrar que son geniales porque se deterioran apenas los enseño. Continúo comprando cuadernos caros, de los que venden en las tiendas de los museos y en las papelerías de lujo. Todos ellos permanecen vírgenes, esperando un conjunto de poemas imposibles.
Una vez al mes, para provocarme, ovulan y sangran y están tristes como un útero vacío. Soy un poeta genial indemostrable. Escribo poemas sucios en las esquinas de las páginas de los periódicos, en los pañuelos de papel usados, en los espacios libres de las cajas de paracetamol o codeína, en los lunes y martes de todas las agendas, en el reverso de las multas de tráfico y de las recetas del médico, incluso en la palma de la mano, y en la muñeca, a la altura por la que otros se abren las venas. Pero si alguien los lee, se vuelven malos, al modo en que la luz destruye a los vampiros.

Podrías empezar diciendo: No os lo vais a creer …(ahora ya vienen tus peleas con las palabras, los aciertos, los errores, los aciertos que parecen errores, los errores que parecían aciertos, …)

LOS EUFEMISMOS O EL ARTE DE OCULTAR LA VERDAD

Lleno de peligros está el lenguaje. Y para muestra un botón. El botón de la política. Cada día los políticos utilizan un doble lenguaje al dirigirse a los ciudadanos. En todas las elecciones, todos ganan. Nunca reconocen sus errores. Un político es una persona que nunca se equivoca. Su afán por mantenerse en el poder es tal, que la verdad siempre nos la muestra disfrazada:

Daños colaterales, efectos secundarios, imprevistos, baja intensidad, …

Para evitar que llamemos a las cosas por su nombre se inventaron los eufemismos. En esta página de La Vanguardia tienes una muy buena explicación y recopilación de ellos.

Si conoces algunos más compártelos en tu respuesta.