Archivo de la categoría: ESCRITURA AUTOBIOGRAFICA

289 Abro el álbum entre mis manos

Una situación inmejorable de comunicación es esta: abrir el álbum de fotos entre las manos y empezar a recordar, a evocar, a resentir (en el buen sentido) ese oleada de imágenes que guardamos en el interior de nuestro álbum, (de papel, digital, …)

Te pongo un pequeño ejemplo sacado de un relato de Guillermo Martínez «El secreto» (Ed. Destino):

una-felicidad-repulsiva-guillermo-martinez-971101-MLA20278505287_042015-F

Abro el album sobre la alfombra y empiezo desde el principio. Mi papá de chiquito, en pantalones cortos, idéntico a mi hermano. Mi papá con el abuelo, alzando un cangrejo en la playa. Mi papá en séptimo grado, un poco borroso, con el equipo de fútbol de la escuela. Mi papá en un picnic el día del estudiante, con toda la división. Cuento las cabezas y son treinta y ocho: todos conocieron a mi papá. Mi papá pisando la pelota, goleador del intercolegial. Mi papá con saco y corbata, recibiendo el diploma del secundario. Mi papá en un puente, abrazado a una chica de pelo largo, que tiene que ser mamá. Salteo las fotos del casamiento, las fotos del casamiento son muy aburridas. Después viene mi papá con barba, midiéndole la panza a mamá. Después aparece Laura. Mi papá acunando a Laura. Mi papá dándole de comer. Otra vez mamá embarazada. Una foto en el sanatorio: mi papá con Laura de pie y mamá en la cama, con las mellizas recién nacidas, una a cada lado. Empiezan las fotos con las mellizas.

¿Puedes abrir tu álbum de fotos? ¿Puedes contarnos lo que podemos ver en cada una de ellas, en progresión, que vayan hilvanando un relato, …?

279 La vida es un regalo

Un regalo o un milagro, o las dos cosas. Milagro y regalo. Basta conectarse unos momentos con la avalancha de sucesos dramáticos, catástrofes y accidentes que cada dos por tres se suceden a nuestro alrededor para entenderlo. Terremotos, tormentas, huracanes, incendios, volcanes, fronteras, naufragios, accidentes, atentados, …

Captura de pantalla 2015-05-17 a la(s) 23.03.29

Y si la vida es un regalo y estás convencido de que es así seguramente has tenido alguna experiencia cercana o propia que te ha hecho entenderlo.

Quizás el caso del avión de Germanwins que el segundo piloto extrelló premeditadamente en los Alpes franceses ha podido ser ese detonante increíble que abrió tus ojos, o el tsunami de Indonesia con olas gigantescas arrasando toda la costa y llevándose por delante miles de vidas, o la tragedia más reciente del terremoto en Nepal que acabó con la vida de más de 7000 personas.

Puedes revivir este último suceso en este artículo de dos montañeros que finalmente se encuentran y se salvan.

_Voy a morir, pero espero que sea rápido_ – EL ESPAÑOL

Cuéntanos cómo es este sentimiento de milagro y de regalo con relación a la vida. Qué circunstancias te han hecho sentirlo.

269 Señas de identidad que nos da el tiempo

Vila-Matas, Enrique, nos descubrió, hace un tiempo, en su libro Hijos sin hijos, publicado por Anagrama en el año 93, que somos eso, aire que circula buscando vacíos en los que realizarse y reconocerse, en cada paso y en cada esquina o proyecto recién comenzado.

 

Si lees, con detenimiento, el texto de Vila-Matas descubrirás una línea estructural que se despliega, abriéndose al mundo paso a paso, tal que una espiral que se aleja de su centro, cambiando de horizontes cuando los que uno tiene cree ya gastados, alejándose de las clasificaciones miméticas que de nosotros hacen los otros, buscando qué se yo un infinito destino.
Si escribes, con igual sentimiento, podrás darnos un texto que nos iluminará tus aspiraciones de unos años, tus sueños, tus decepciones, tu senda y quizá otros caminos no explorados. Es retratar tu vida en el tiempo, es un viaje desde ti al mundo.
Lo esperamos.

Este es uno de mis sueños

Dice Borges:

He tenido varios sueños recurrentes a lo largo de los años que han dejado su huella en mi ficción de una u otra forma. Los símbolos difieren con frecuencia, pero los patrones y las estructuras siguen siendo los mismos. Por ejemplo, con frecuencia he soñado que estoy atrapado en un cuarto. Trato de salir, pero vuelvo a entrar a un cuarto. ¿Se trata del mismo cuarto?, me pregunto. ¿O acaso escapo a un cuarto exterior? ¿Estoy en Buenos Aires o en Montevideo? ¿En la ciudad o en el campo? Toco la pared para intentar descubrir la verdad sobre mi paradero, para encontrar una respuesta a estas preguntas. Pero ¡la pared es parte del sueño! De modo que la pregunta, al igual que el que la hace, regresa eternamente a ese cuarto. Este sueño me dio el tema del laberinto que aparece con tanta frecuencia en mis ficciones. También estoy obsesionado con un sueño en donde me veo en un espejo con varias máscaras o rostros que se superponen unos sobre otros; los desprendo de manera sucesiva y me dirijo al rostro que está frente a mí en el espejo; pero no me contesta, no puede oírme o no me escucha, es imposible saberlo.

La técnica de animación stop motion ha generado un corto espectacular y emotivo. Seguro que lo has disfrutado. Con el has conseguido entrar en tus propias evocaciones oníricas, en tus propios sueños. Y ahora, como ha hecho Borges, nos cuentas uno de ellos.

Tres razones por las que me gusta escribir

Este artículo es el comienzo de un meme que espero que llegue muy lejos. Hay que decir que se parece a lo de los negocios piramidales tan escandalosos pero con la diferencia de que aquí todos ganamos. No hay dinero que devolver a nadie. Pertenece al grupo de Facebook «En tu blog o en el mío». Dicho grupo responde cada mes dos propuestas de escritura de este blog «La redacción con los blogs». Pero el grupo no quiere quedarse sólo en eso, quiere ir a más y quiere que además de las actividades «obligatorias» haya otras más voluntarias y participativas con las que conocernos más deprisa. Así ha surgido este meme.

Reglas del meme:

1.- Responder sinceramente y copiar y pegar estas reglas.

2.- Nombrar y enlazar este artículo que da origen al meme

3.- Nombrar y enlazar a la persona que te ha implicado en él.

4.- Nombrar y enlazar a otros cinco continuadores del mismo, que se comprometerán a respetar estas mismas reglas.

Tres razones por las que me gusta escribir

1.- Cuando lo hago me siento mejor, más descansado y aliviado, liberado de mis ideas y feliz por haber sido capaz de organizarlas y expresarlas.

2.- Sobre todo si se trata de un texto poético o más personal, lo que me gusta es ver cómo al releer lo escrito consigo que el sentimiento con el que escribí aquello vuelva a aparecer en mí.

3.- Al escribir creo que influyo positivamente para que otros también lo hagan.

Y ahora toca nombrar a cinco continuadores de este meme. Espero que llegue a todo el mundo y que tarde o temprano todos podáis contextar.

Alex Muñoz

Karmelo García

Marisa Cuyás

Maria Laura Carrizo

Patricia Colón

Espero que cada uno de vcosotros sea capaz de responder a esta iniciativa lo mejor posible. Confío en vosotros. Un saludo.

La vida es tiempo

Y el tiempo es memoria y la memoria es … una fina línea en la que descansan, suaves, los acontecimientos.

Visita TimeRime y consigue para ti la línea que dibuja tu vida. Es fácil porque sabes cómo: te registras y … Por favor, es tu vida, trátala con cuidado. Cuándo naciste, acontecimientos a los que has asistido, lo que has vivido, los lugares en los que has estado, lo más relevante de tu vida… que quede ahí para siempre. No olvides hacer después una pequeña síntesis explicativa de la línea de tu vida ¡Compártelo!

HAY UN MOMENTO EN LA VIDA

Ya lo dijo Borges:

Yo he sospechado alguna vez que cualquier vida humana, por intrincada y populosa que sea, consta en realidad de un solo momento: el momento en que el hombre sabe para siempre quién es.
Si para algo ha de servirnos la escritura ha de ser, fundamentalmente, para encontrarnos con nosotros mismos. Puede ocurrir que ese momento al que alude Borges aún no nos haya llegado. O puede ser que sí. También podría suceder que el futuro nos depare otros momentos que cambien nuestro destino. En todo caso, hasta hoy, seguro que tenemos, no el típico minuto de gloria que busca más el reconocimiento social, sino nuestro momento de encuentro con nosotros mismos.

Y, ¿cuál ha sido , en tu caso, ese momento? En mi caso fue el hecho con el que descubrí que me dedicaría a dar clases. Ocurrió al evocar el día en el que mi primer profesor en la primaria, don Ángel, al ver que había llegado a clase arrastrándome porque me había torcido el pie, me subió a rajón y me llevó a casa. Aquel día me sentí importante y supe que sería profesor.