Archivo de la categoría: COMENTARIO

236 Háblame del tiempo

Hablar del tiempo es un tema muy recurrido en situaciones de poco contacto social entre las personas. ¿No sabemos de qué hablar? Hablemos del tiempo. Pero hasta para hablar del tiempo hay que prepararse un poco. Hay un vocabulario del que evidentemente no hya que abusar aunque sí conocer: borrasca, tormenta, chubascos, huracán,  tornados, vendaval, heladas, aguaceros, rosadas, pedrisco, inundaciones, desbordamientos, mareas, heladas, nieblas,  altas presiones, anticiclones, …

Elche-tiempo

 

Todo parece indicar que las precipitaciones comenzarán por el cantábrico y el oeste de la península. Galicia será la comunidad que empezará a recibir las lluvias de esta nueva borrrasca que se nos acerca. Sin embargo extremadura y Andalucía gozarán de unos cielos superdespejados que permitirán a las temperaturas elebarse por encima de las medias de esta época del año. ¿Quién había dicho que los fines de semana siempre se estropeaban? Hoy es viernes 3 y ya véis que todo pinta de maravilla.  En el sistema ibérico tendremos algunas tormentas que más bien tendrán lugar por la tarde y que serán producto de las altas temperaturas y de las nubes que a lo largo del día se irán formando en esa zona. ¡Que paséis un feliz día!

Ya puedes buscarte un mapa del tiempo que sintonice bien con tu estado de ánimo y relata la situación del tiempo que dicho mapa recoge. Con alguna  disgresión a poder ser.  ( Te la he marcado en negrita).

 

¿TIENES QUINCE? ESTÁS EN LA EDAD DEL PAVO

¿No te lo crees?

Lee este poema, siéntelo, y luego me cuentas.

Porque sí nomás. Ahí nomás.
Se miran y se agarran a trompadas.
Se odian, pero ni se conocen.
Se la tienen jurada sin nunca haber cruzado ni una palabra.
Se convierten en enemigos, sin haberse hecho nada antes.
Porque sí nomás.
Por ser de otra escuela.
Por ser de otro cuadro.
Por ser de otra onda.
Por ser de otro barrio.
Por ser otro, el otro.
Ahí nomás, sin sentido.
Se esperan a la salida.
Se cruzan en una plaza.
Se encuentran en un boliche.
Se topan en una calle.
Se miran y se agarran a trompadas.
Se miran sin mirarse y se agarran a trompadas.
Porque sí nomás.
Se entregan a la nada.
Se organizan por chat las peleas.
Se entretienen yendo a buscarlas.
Se divierten cuando las relatan.
Se consigue así un sentido para sus días.
Se hacen así conocidos entre los demás.
Se encuentran así una identidad.
Se descargan así de algo que poco tiene que ver con ese alguien al que le están pegando cuando le pegan a alguien.
Se vengan así de algo que no les ha hecho ese alguien al que le están pegando cuando le pegan a alguien.
Se sacan así de encima algo que cargan solos, que es equivalente a lo que carga solo ese alguien al que le están pegando cuando le pegan a alguien.
Se evaden así de algo que encuentran en ese alguien al que le están pegando cuando le pegan a alguien.
Se lastiman por algo que ya los tiene lastimados.
Por algo es; no es porque sí.
Por algo pasa; no es porque sí.
Por algo que falta o por algo que sobra; no es porque sí.
Por algo que abruma o por algo que escasea; no es porque sí.
Por algo; es no es porque sí.
Se entregan a la nada.
Se trenzan en grescas vacías de contenido.
Se desafían a peleas vacías de razones.
Se inventan razones vacías de sentido.
Se sienten los contrarios de quienes son en verdad sus iguales.
Se imaginan triunfos que no son triunfos.
Se dejan heridas sin significado.
Se miran y se agarran a trompadas.
Se miran sin mirarse y se agarran a trompadas.
Ahí nomás.
Se odian absurdamente.
Se odian porque sí.
Pero se odian por algo que los trasciende.
Por estar de moda odiarse entre otros y unos.
Por estar de moda no ver en el otro a un igual.
Por estar de moda el vacío.
Por estar de moda la falta de sentido.
Por estar de moda entregarse a la nada.
Por vivir en un mundo que está atravesando la edad del pavo.

Por Mex Urtizberea
Para LA NACION

SI HAY QUE EMPEZAR POR ALGO, EMPECEMOS POR EL FÚTBOL

Hay que agarrarse a la vida de alguna manera. Si es el fútbol lo que encontramos a nuestro alcance, agarrémonos al fútbol. Luego vendrá lo demás. Espero.

Cómo vas a saber lo que es el
amor si nunca te hiciste hincha de un club.
Cómo vas a saber lo que es el
dolor si jamás un zaguero te
azotó la tibia y el peroné.
Cómo vas a saber lo que es el
placer si nunca ganaste un
clásico barrial.

Cómo vas a saber lo que es
llorar si jamás perdiste un clásico
sobre la hora con un penal dudoso.

Cómo vas a saber lo que es el
cariño si nunca acariciaste la
redonda de chanfle entrándole
con el réves del pie en el
cachete para dejarla jadeando bajo la red.
Cómo vas a saber lo que es la
solidaridad si jámas saliste a dar la
cara por un compañero golpeado sin
fe desde atrás.

Cómo vas a saber lo que es la
poesía si nunca tiraste una gambeta.

Cómo vas a saber lo que es la
humillación si jamás te hicieron un caño.

Cómo vas a saber lo que es la
amistad si nunca devolviste una pared.
Cómo vas a saber lo que es un
orgasmo si jamás diste una
vuelta olímpica de visitante.

Cómo vas a saber lo que es el
pánico si nunca te sorprendieron
mal parado en un contragolpe.

Cómo vas a saber lo que es
morir un poco si jámas fuiste a
buscar la pelota adentro del arco.

Cómo vas a saber lo que es la
izquierda si nunca jugaste en equipo.
Cómo vas a saber lo que es la
xenofovia si en ninguna cancha
te gritaron » negro de mierda».

Cómo vas a saber lo que es la
soledad si jamás te paraste bajo
los tres palos a doce pasos de
un fusilero dispuesto a acabar
con tus esperanzas.

Cómo vas a saber lo que es el
barro si nunca te tiraste a los
pies de nadie para mandar la
pelota sobre un lateral.

Cómo vas a saber lo que es el
egoísmo si nunca hiciste una demás cuando tenías que dársela
al nueve que estaba mejor ubicado.

Cómo vas a saber lo que es el
arte si nunca inventaste una rabona.

Cómo vas a saber lo que es la
música si jamás cantaste
haciendo equilibrio sobre un
paravalancha.

Cómo vas a saber lo que es el
suburbio si nunca te paraste de wing.
Cómo vas a saber lo que es la
clandestinidad si nunca te tiraron
un pelotazo para que te
aguantes vos sólo a toda la defensa rival.
Cómo vas a saber lo que es la
injusticia si nunca te sacó tarjeta
roja un referee localista.

Cómo vas a saber lo que es el
insomnio si jamás te fuiste al descenso.

Cómo vas a saber lo que es el
odio si nunca hiciste un gol en contra.

Cómo vas a saber lo que es la vida,
si nunca, jamás, jugaste al fútbol.

Anónimo

ORACIÓN DE UN DESOCUPADO

Juan Gelman, último Premio Cervantes, nos trae esta oración que quiero que sientas. Y ya puestos, me expresas tus infraleves, las impresiones que tras su lectura te dejan sus palabras, lasimpresiones que se remueven en tu interior. Verás que el tono es sencillo, directo, casi coloquial. Aún así algún tipo de sentimiento lo domina todo. ¿Cuál?

Padre,
desde los cielos bájate, he olvidado
las oraciones que me enseñó la abuela,
pobrecita, ella reposa ahora,
no tiene que lavar, limpiar, no tiene
que preocuparse andando el día por la ropa,
no tiene que velar la noche, pena y pena,
rezar, pedirte cosas, rezongarte dulcemente.

Desde los cielos bájate, si estás, bájate entonces,
que me muero de hambre en esta esquina,
que no sé de qué sirve haber nacido,
que me miro las manos rechazadas,
que no hay trabajo, no hay,
bájate un poco, contempla
esto que soy, este zapato roto,
esta angustia, este estómago vacío,
esta ciudad sin pan para mis dientes, la fiebre
cavándome la carne,
este dormir así,
bajo la lluvia, castigado por el frío, perseguido
te digo que no entiendo, Padre, bájate,
tócame el alma, mírame
el corazón,
yo no robé, no asesiné, fui niño
y en cambio me golpean y golpean,
te digo que no entiendo, Padre, bájate,
si estás, que busco
resignación en mí y no tengo y voy
a agarrarme la rabia y a afilarla
para pegar y voy
a gritar a sangre en cuello

de «Violín y otras cuestiones»

FUE UN DÍA DEL AZUL SEPTIEMBRE

Fue un día del azul septiembre cuando,
bajo la sombra de un ciruelo joven,
tuve a mi pálido amor entre los brazos,
como se tiene a un sueño calmo y dulce.
Y en el hermoso cielo de verano,
sobre nosotros, contemplé una nube.
Era una nube altísima, muy blanca.

Cuando volví a mirarla, ya no estaba.

Pasaron, desde entonces, muchas lunas
navegando despacio por el cielo.
A los ciruelos les llegó la tala.
Me preguntas: «¿Qué fue de aquel amor?»
Debo decirte que ya no lo recuerdo,
y, sin embargo, entiendo lo que dices.
Pero ya no me acuerdo de su cara
y sólo sé que, un día, la besé.

Y hasta el beso lo habría ya olvidado
de no haber sido por aquella nube.
No la he olvidado. No la olvidaré:
era muy blanca y alta, y descendía.

Acaso aún florezcan los ciruelos
y mi amor tenga ahora siete hijos.
Pero la nube sólo floreció un instante:
cuando volví a mirar, ya se había hecho viento.

Musicado por Eduardo Guerschberg