Archivo de la categoría: ACTIVIDADES

294 Hago una audioguía si quieres

Ha llegado el momento de las audioguías. Si el turismo está en auge las audioguías lo han de acompañar. Los dispositivos móviles (así se llaman a esos aparatos que todos llevamos en nuestra compañía a cualquier parte y que antes sólo servían para te-le-fo-ne-ar) tienen opciones como la de la ubicación y la localización GPS que son geniales para trasladarte en unos segundos toda la información que precises sobre el lugar en el que te encuentras en cada momento. Si entras en un museo quieres que alguien te explique que obras hay en él y sus detalles, si estás en la plaza de San Marcos en Venecia ¿qué mejor que sacar tus auriculares y escuchar el relato histórico de cada elemento que ves?, llegas en barca a las Islas Cíes y con tu móvil escuchas detalles de las mismas, y así indefinidamente.

 

Captura de pantalla 2015-06-27 a la(s) 11.53.25

Quiero que hagas una audioguía de un museo, una plaza, un edificio, un mercado, un parque, … Procura que no exista, así evitarás copiar. ¡Hay aún tantas cosas en el mundo que pueden ser explicadas! Recopila información, eso sí. Reorganízala y redáctala a tu modo, con tu estilo. Pero con claridad, con orden, con frases cortas y con adjetivos precisos. Si perderte demasiado en detalles irrelevantes.

Aquí tienes un pdf con buenos consejos.    crear_audioguias

Y en esta url puedes completar la información.

En los comentarios puedes dejarnos la url de la audioguía. Así podremos escucharla. Si la subes a alguna app mucho mejor. Ya nos dirás.

 

 

208 Sugerencias para una tarde lluviosa

Quien dice una tarde dice una mañana, o una noche ó una semana … Hasta un par de horitas podrían servir. El caso es llenar el tiempo y no perderlo. Llenar el tiempo con brisas de la tierra, con sombras de sueños, con perfumes de esperanzas, de libros, juegos, paseos, ensoñaciones, recuerdos, …

Twiter te permite compartir esas sugerencias y elaborar un mosaico de buenas ideas y posibilidades. Que no se diga que eres un aburrido, lo aburrido que estás, Rafael.

Sigue esta propuesta por si aún no pillas:

https://twitter.com/search?q=%23SugerenciasParaUnaNocheLluviosa&src=tren

 

 

 

 

LA LECTURA DEL TRADUCTOR, NUEVA CONFIRMACIÓN

Una nueva prueba de la utilidad de las traducciones como ejercicio de comprensión escrita y lectora. El mejor lector es el traductor.

fuente: abc

LO tengo escrito y publicado más de una vez, a propósito de mis traducciones de Horacio, Foix, Espriu, los medievales catalanes. Pues que el modo óptimo de leer un poema es traducirlo. Modo óptimo de lectura que por supuesto también es válido por cuanto atañe a la prosa. La reciente celebración del Quijote en Nueva York, de la cual ABC ha dado cumplida noticia, me lleva a comentar algo relativo a la obra cervantina, así como a unas palabras del novelista Antonio Muñoz Molina, director del Instituto Cervantes en La Gran Manzana.

En sesión dedicada a las traducciones del Quijote, el autor de «El jinete polaco» afirmó que «los traductores son los mejores lectores que existen». Totalmente de acuerdo. El traductor se sumerge como nadie en el ámbito del poema, de la novela. Incluso puede llegar a saber de ellos más que el mismo autor, al que contempla tanto desde el punto de vista lingüístico como significativo de la obra. Cierto que hay buenos y malos traductores, pero hasta los malos llevan a cabo una inmersión que les procura ser «mejor lector».

Varios buenos conocedores y traductores del Quijote hablaron ahí, en Nueva York, acerca de su tarea. Entre ellos, dos franceses notables como especialistas en el libro: Aline Shulman y Jean Canavaggio, que recientemente en Barcelona habló de él y de su autor. No estuvieron de acuerdo en algo muy básico por lo que a las traducciones se refiere. Yo creo que es en cierto modo respirar, y, por lo tanto, el traductor también ha de traducir la respiración que contiene el texto que vierte. Me parece erróneo lo sostenido por Alice Shulman. Esta traductora es partidaria nada menos que de modernizar el ritmo de la frase de Cervantes en el Quijote. ¿Cómo? Pues acortándola. Sin duda, con tal supuesta modernización se pretende facilitar la lectura a los franceses…

Modernización tan errónea, traducción tan «traidora», como no se han atrevido a proponer, que yo sepa, españoles que quisieran modernizar el léxico cervantino, esto de que traté en mi artículo del próximo pasado lunes. Claro que acortando las frases de un autor del siglo XVII el texto parecerá más moderno, más legible, dado que hoy no se suele escribir mediante largos períodos. Parecerá, pero no será. Lo que se gan e en facilidad se perderá en auténtica lectura de un texto al que habremos desposeído de su respiración, que sí es traducible. Canevaggio no estuvo de acuerdo con el proceder de su compatriota.

Yo no creo que una obra antigua tenga que parecernos moderna para que la valoremos, tanto si se trata del original como de una traducción. El que parezca moderna no es criterio universal en el tiempo. Si una obra de ayer nos parece de hoy, pues se corre el peligro de que mañana no parezca de mañana. El lector español tiene que leer el Quijote a sabiendas de que es un texto del siglo XVII, que se escribió de modo que quedó fijado en sus días. No se trata, para gozarlo, de traerlo a nuestro tiempo, sino de que nosotros acudamos al suyo.

Por otra parte, Muñoz Molina tuvo palabras de justicia para los traductores, «no siempre apreciado gremio». Continúa, en efecto, un cierto desdén al traductor. Se manifiesta en lo mal que se le paga y en la escasa consideración en que se tiene su obra. También más una vez he escrito -parafraseando a Ortega- que un escritor es él y sus traductores, cuyo trabajo no estriba en un nuevo acarrear palabras, sino que -cuando está bien hecho…- redunda en el de verdadero coautor. Esto, tanto por lo que atañe a las mal llamadas lenguas muertas, como a las exóticas, y también a las modernas y actuales que cada lector desconozca.