279 La vida es un regalo

Publicado el 17 mayo 2015
Archivado en ACTUALIDAD, COMPRENSION, COMUNICACIÓN, ESCRITURA AUTOBIOGRAFICA, EXPRESION | 1 comentario

Un regalo o un milagro, o las dos cosas. Milagro y regalo. Basta conectarse unos momentos con la avalancha de sucesos dramáticos, catástrofes y accidentes que cada dos por tres se suceden a nuestro alrededor para entenderlo. Terremotos, tormentas, huracanes, incendios, volcanes, fronteras, naufragios, accidentes, atentados, …

Captura de pantalla 2015-05-17 a la(s) 23.03.29

Y si la vida es un regalo y estás convencido de que es así seguramente has tenido alguna experiencia cercana o propia que te ha hecho entenderlo.

Quizás el caso del avión de Germanwins que el segundo piloto extrelló premeditadamente en los Alpes franceses ha podido ser ese detonante increíble que abrió tus ojos, o el tsunami de Indonesia con olas gigantescas arrasando toda la costa y llevándose por delante miles de vidas, o la tragedia más reciente del terremoto en Nepal que acabó con la vida de más de 7000 personas.

Puedes revivir este último suceso en este artículo de dos montañeros que finalmente se encuentran y se salvan.

_Voy a morir, pero espero que sea rápido_ – EL ESPAÑOL

Cuéntanos cómo es este sentimiento de milagro y de regalo con relación a la vida. Qué circunstancias te han hecho sentirlo.

Comentarios

Una respuesta para “279 La vida es un regalo”

  1. Ramón Rodríguez on octubre 8th, 2015 6:35 am

    A mi corta edad creo que he vivido tantos desastres naturales que sin contar podrían haber unos cuantos millones de vidas perdidas dentro de todo ello, desde el desastre de Vargas en Venezuela mi país natal, el atentado terrorista contra las torres gemelas de new york el once de septiembre y terremotos en Japón e indonesia, unos cuantos atentados terroristas más, las guerras de hoy en día, los tsunami que se han causado en varias partes del mundo, y hasta el día de hoy bueno he estado muy impresionado y apegado a la vida, tanto desastre y caos, pero creo que el que ha marcado mi vida no es del todo internacional, ni fue algo sumamente grande, donde vivo en Venezuela, exactamente en Punto Fijo, funciona uno de los complejos más grandes de la industria petrolera, la refinería de Amuay, un 25 de agosto, dicha refinería explotó por lo que al parecer fue una fuga de gas en sus tanques, eso es insólito, yo sentí el estallido y corrí asustado a despertar a mis padres, sin contarles que vivo algo retirado de la refinería, la explosión cobró 46 vidas, según datos oficiales, en los cuales no creo mucho, muy cerca del lugar de la explosión había un destacamento militar, y un complejo de viviendas que pertenecían a los militares, dentro de esas viviendas debían hacer al menos unas 30 familias, esas casas fueron destrozadas por la explosión, los cuerpos de los difuntos estallaron literalmente, otros se desmembraron, y mucho sufrimiento y dolor acompañaron a los familiares de esas familias esa noche, desde ese momento, he recordado que cada día es una bendición y que la vida está para disfrutarla y vivirla al máximo, sin olvidar que estamos bendecidos por una razón y para una misión.

No hay mas respuestas