205 Háblame de colores

Publicado el 26 octubre 2013
Archivado en Escribiendo, Leyendo, Uncategorized | 2 comentarios

Háblame de colores alrededor de ti, así comienza la estrofa de una canción de Pablo Milanés. Y el caso es que esos colores son simplemente la forma en la que uno disfruta de la vida y todo aquello que le hace bien, …

colores-arcoiris-541258

No es el color rosa con el que algunos lo ven todo y están siempre como flotando haciéndose los chachis. No es el color negro de un tunel que no sabemos cuando se acabará, no es el color blanco cuando se nos queda la mente como una página en la que no sabemos qué poner, ni el color verde que tanto buscan las vacas cuando pacen en el prado, … Los colores son todos los matices que desprende todo lo que hacemos con alegría, ilusión, curiosidad, … Como mínimo 200 palabras y todos los colores del arco iris.

Comentarios

2 Respuestas para “205 Háblame de colores”

  1. Ramón Rodríguez on septiembre 18th, 2015 4:55 am

    No es acaso el color negro que asociamos a la muerte y le concedemos la funesta dicha, el color blanco al contrario nos acerca a la vida, todos los colores en uno tan puro y bendecido, el sol tan amarillo, tanta felicidad y calidez de un día por la mañana, el color verde es la creación, la vida creciendo en nuestros ojos, los árboles y las plantas que nos protegen, el color azul tan misterioso y complejo, como el mar, tan profundo e incomprendido, donde los navegantes se arriesgan a su grandeza, el color rojo que representa para nosotros la sangre derramada, las horas de pasión que nos entrega el amor, los héroes caídos en guerra, el violeta tan tranquilo siempre, de campos repletos de flores, de pensamientos amorosos, a Venus en Francia, hemos de ser más que energías que explotan en estallidos fuertes y luminosos como el color naranja, y es que hay tantos colores, y la vida no es más que colores, tan prismática, porque la más grande dicha es ver lo vívido mediante nuestros ojos, y convertir todos los objetos en creaciones maravillosas y alucinantes, en una experiencia inefable, única e incomparable de la vida, porque la iridiscencia de nuestras almas conforma el universo.

  2. Luisa on octubre 3rd, 2015 2:01 am

    Y si de colores se trata, hablo del azul cielo como la plenitud de la certeza de que las cosas ocurran siempre de la mejor manera, aquel que ilumina con su tono todas las cosas y la convierte en un ensueño, es un color mágico, me recuerda al cielo abierto, despejado, sin trabas, completo, aquel que otorga mientras lo vemos ; el rojo como la furia y la pasión que está presente en algunos pausas y movimientos de nuestras vidas, aquel que le otorga la fortaleza y la intensidad en las acciones y quehaceres, también el rojo está presente cuando me enamoro, representa la llama del corazón encendido, también representa la pasión que le pongo a cada una de las cosas.

    El verde representa cuando dejo de soñar y piso tierra, tierra enmohecida y con olor a canela, este verde me hace recordar los pastos verdes y el correr tempranero, entre gramas, entre parques, con un olor de ensueño, este verde que me evoca no soñar más despierta y me ubica enseguida en el presente, en pisar tierra; y es que el verde tiene diversos matices, más claros, más obscuros los más obscuros me hacen pisar y volver a tierra, los más claros me rememoran a buenas comidas, comidas rociadas con un sabroso aceite de oliva, olor a ensalada, olor a cocina.

    Sigue el amarillo, que me evoca la riqueza, cuando brilla el oro, cuando es posible alcanzar los sueños desde la sensación brillante de la prosperidad, color que otorga, color de ensueño, color precioso, color brillante, como las monedas bañadas en su color precioso, envuelto con una manta del color oro, este es el amarillo, siempre reluciente, brillante como el solo.

No hay mas respuestas