266 Cuando los textos se vuelven en tu contra

Publicado el 11 junio 2010
Archivado en experiencias, LENGUA, REFLEXION, VIVENCIAS | 5 comentarios

Hay veces que un texto se vuelve en contra de uno. Tienes una idea, un sentimiento, una historia que contar y crees hacerlo bien. Al menos lo intentas. te esfuerzas poniendo en cada palabra lo mejor de ti. Y lo terminas y dices, no está mal, tiene fuerza, lo he conseguido. En ese momento te sientes eufórico y darías hasta un brinco de júbilo y satisfacción.
Luego pasan los días, se enfría tu mente, quizás alguien ojea tus palabras, siempre hay gente dispuesta a torcerte el gesto con sus comentarios tan espontáneos. Y te lo echan todo a perder. Vuelves a lo que escribiste y ya no es lo mismo. Ha perdido la lógica y la magia. No entiendes bien qué pasó pero se fueron las ideas que creías haber atrapado.
Es una experiencia dolorosa que quizás has ya vivido y quieres comentar. Es también una forma mágica de navegar por nuestro interior y de descubrir lo complejo que es el mundo y lo difíciles que somos. Aunque también es verdad que determinadas palabras sencillas nos explican la intensidad de la vida de forma mucho más clara. A veces hasta un silencio nos habla más alto.
Por si acaso lee con atención el texto de Millás y atrévete luego tú a explicarnos las maravillas paradójicas que te suceden con el lenguaje.
JUAN JOSÉ MILLÁS 11/06/2010

Me compré un cuaderno de los de tapa dura y lomo de piel, para escribir un libro de poemas. Luego resultó que los poemas solo me salían si los escribía en papeles sucios. Y aunque eran excelentes, lo juro, se convertían en malos al pasarlos a limpio en el cuaderno especial de tapa dura y lomo de piel, como si los poemas no fueran partidarios de aquella forma de desclasamiento. Tu mundo, me decían, está en los cuadernos baratos, en el papel higiénico o de cocina, en los folios usados, en las libretas escolares… Escribí un libro de poemas en un cuaderno de contabilidad, utilizando solo la zona del “Debe”. Y era perfecto, créanme. Se lo entregué al editor, que decidió hacer una tirada corta, para bibliófilos. Pero una vez publicados resultaron defectuosos, como si los hubiera escrito en el “Haber”. Mis poemas solo eran buenos mientras permanecían en papeles manchados. Solo eran buenos a condición de no existir. Eso me desanimó, pero no dejé de escribirlos. Tengo miles de ellos. No puedo demostrar que son geniales porque se deterioran apenas los enseño. Continúo comprando cuadernos caros, de los que venden en las tiendas de los museos y en las papelerías de lujo. Todos ellos permanecen vírgenes, esperando un conjunto de poemas imposibles.
Una vez al mes, para provocarme, ovulan y sangran y están tristes como un útero vacío. Soy un poeta genial indemostrable. Escribo poemas sucios en las esquinas de las páginas de los periódicos, en los pañuelos de papel usados, en los espacios libres de las cajas de paracetamol o codeína, en los lunes y martes de todas las agendas, en el reverso de las multas de tráfico y de las recetas del médico, incluso en la palma de la mano, y en la muñeca, a la altura por la que otros se abren las venas. Pero si alguien los lee, se vuelven malos, al modo en que la luz destruye a los vampiros.

Podrías empezar diciendo: No os lo vais a creer …(ahora ya vienen tus peleas con las palabras, los aciertos, los errores, los aciertos que parecen errores, los errores que parecían aciertos, …)

Comentarios

5 Respuestas para “266 Cuando los textos se vuelven en tu contra”

  1. ANA on junio 12th, 2010 2:08 pm

    ASÍ ES COMO SON LOS POEMAS,SÓLO ESIXTEN DE VERDAD PARA EL QUE LOS ESCRIBE.

  2. Anonymous on junio 15th, 2010 11:02 am

    Me asaltan por sorpresa, en cualquier lugar, aunque su espacio preferido es la oscuridad de la carretera. Momentos de paz, mientras el coche, que ya se conoce el camino y el recodo, me lleva de vuelta a casa. El mundo se abre paso a través del haz de luz. Y estamos solos: la noche,y yo . Es entonces cuando llegan, hermosos pensamientos vestidos de palabras y emociones. Surgen sin dificultad, agua brotando de una fuente. Y así mismo se escurren entre mis dedos cuando trato de apresarlos en el papel. Serà que està en su condición ser efímeros, etéreos. Poemas

  3. Eduardo on julio 6th, 2010 6:40 pm

    Hola. En cierto punto, opino igual que tu. No todos estamos listos para empezar con una redacción, ya sea un poema o simplemente algún trabajo de investigación, vamos a encontrar diversos problemas al iniciar con nuestro trabajo. Y toda esta deficiencia se puede resumir a un solo factor (aunque no por eso es el unico): el poco hábito de lectura que poseemos. Si no leemos, si no nos nutrimos de libros,palabras y nuevos significados no vamos a estar capacitados para expresar coherentemente lo que queremos compartir con los demás. Esto le sucede a muchas personas, cada vez que intentan escribir, se sienten apocados al no lograr terminar lo que han empezado.

    Una manera de mejorar nuestro método de redacción, podría ser empezar a leer libros, revistas, informes o cualquier tipo de lectura que se nos presente. Pongan atención en la manera de escribir de sus autores favoritos y tomen sus libros para empezar a escribir alguna historia o informe.

    Bueno, allí les dejo mi blog. También he escrito sobre los problemas de redacción y las posibles soluciones que podemos aplicar a este problemas.

    Saludos.

  4. Edgardo on julio 8th, 2010 4:03 pm

    "Los problemas de redacción, tienen mucho que ver con los lectores más que con los escritores."

    Cuando tienes un lector aficionado a los poemas seguro te va a ir muy bien con tu texto.

    Ahora si el que los lee, es aficionado a leer clasificados de los diarios, entonces estate seguro que te va a ir muy mal con tu texto.

    Un consejo, agrega a tu texto "solo para ser leído por gente que sabe"

    Vas a ver como el Ego de los seres humanos hace que nadie critique nada, no vaya a ser cosa que los descubran como como ignorantes!

  5. AnA on julio 16th, 2010 8:56 pm

    Cuando escribo en un papel las palabras salen chuecas, no las entiendo. Debo escribir entonces en el ordenador y luego copiarlas a papel con mi mano. Pero a veces, las más de las veces, salen chuecas otra vez y así sucesivamente en una espiral sin retorno, si escribo a mano sale chueco, si escribo en ordenador sale bien pero invariablemente debo copiarla a mano para mostrarla porque no tengo impresora, además nadie recibe manuscritos en letra de computadora se trata de manuscritos escritos por la mano misma de quien hizo el poético hallazgo.

No hay mas respuestas