Dos ventanas

Escribir es fácil si se sabe cómo. Incluso sin inspiración. La actualidad es una fuente permanente de opciones de escritura. Si además cuenta uno con Google… Ningún problema. Dos ventanas es una propuesta que se desarrolla en dos … En la primera abrimos Google y realizamos una búsqueda sobre cualquier tema de nuestro interés: música, cine, literatura, ecología, educación, libros, deportes, … En la segunda estará nuestra ventana de escritura del blog. Redimensionamos las dos para tenerlas a la vista ocupando ambas toda la pantalla. Simplemente buscamos información en una y la expresamos a nuestro modo, con nuestras palabras y con nuestro particular modo de entender las cosas, en la ventana de al lado.

Con el botón de la derecha conseguiremos las direcciones de cada enlace para que así quien nos lea recorra, si le intersa, nuestras fuentes.

Fácil, ¿no? Pues como conoces a Mercelo, a hacelo.

La historia del corazón que late

Pasan los horas y los días y las semanas y de la misma manera que unas veces luce el sol y otras arrecia la tormenta y hasta la nieve, así en mis emociones también ocurre que puedo mirarte a los ojos de forma serena y sentirte y otras veces araño tu imagen cargado con el disgusto por no entenderte y no comprenderte y no entender qué haces, tan lejos de mis sentimientos. Y esa es la historia del corazón. Esa es la vida.

También puede ser como maravillosamente nos lo cuenta Jaime Sabines:

«Te quiero a las diez de la mañana, y a las once, y a las doce del día. Te quiero con toda mi alma y con todo mi cuerpo, a veces, en las tardes de lluvia. Pero a las dos de la tarde, o a las tres, cuando me pongo a pensar en nosotros dos, y tú piensas en la comida o en el trabajo diario, o en las diversiones que no tienes, me pongo a odiarte sordamente, con la mitad del odio que guardo para mí.

Luego vuelvo a quererte, cuando nos acostamos y siento que estás hecha para mi, que de algún modo me lo dicen tu rodilla y tu vientre, que mis manos me convencen de ello, y que no hay otro luger en donde yo me venga, a donde yo vaya, mejor que tu cuerpo. Tú vienes toda entera a mi encuentro, y los dos desaparecemos un instante, nos metemos en la boca de Dios, haste que yo te digo que tengo hambre y sueño.
Todos los días te quiero y te odio irremediablemente. Y hay días también, hay horas, en que no te conozco, en que me eres ajena como la mujer de otro. Me preocupan los hombres, me preocupo yo, me distraen mis penas. Es probable que no piense en ti durante mucho tiempo. Ya ves. ¿Quién podría quererte menos que yo, amor mío?»

Lo que te pido es que me unas en tu escrito el paso del tiempo y, con él, la evolución de tus sentimientos. Los ejemplos lo dicen todo. Tienes la opción de apuntarte a las horas, a los días, los meses, los años, …

Desafío léxico

Quienes conocen facebook saben muy bien que word challenge es uno de los juegos educativos que nos ofrece esa red social. Es una lástima que circule un programita que piensa por ti. Ya no hay forma de saber la puntuación real de cada uno de tus amigos.

Pero no hay que desesperar. En un blog también podemos plantearnos nuestro desafío léxico. Voy a colocar seis letras y con ellas en cada comentario me tenéis que decir una palabra que podéis hacer y su definición.

Estas son las seis primeras letras para nuestro desafío: