HAY UN MOMENTO EN LA VIDA

Publicado el 30 agosto 2008
Archivado en ESCRITURA AUTOBIOGRAFICA, EXPRESION | 10 comentarios

Ya lo dijo Borges:

Yo he sospechado alguna vez que cualquier vida humana, por intrincada y populosa que sea, consta en realidad de un solo momento: el momento en que el hombre sabe para siempre quién es.
Si para algo ha de servirnos la escritura ha de ser, fundamentalmente, para encontrarnos con nosotros mismos. Puede ocurrir que ese momento al que alude Borges aún no nos haya llegado. O puede ser que sí. También podría suceder que el futuro nos depare otros momentos que cambien nuestro destino. En todo caso, hasta hoy, seguro que tenemos, no el típico minuto de gloria que busca más el reconocimiento social, sino nuestro momento de encuentro con nosotros mismos.

Y, ¿cuál ha sido , en tu caso, ese momento? En mi caso fue el hecho con el que descubrí que me dedicaría a dar clases. Ocurrió al evocar el día en el que mi primer profesor en la primaria, don Ángel, al ver que había llegado a clase arrastrándome porque me había torcido el pie, me subió a rajón y me llevó a casa. Aquel día me sentí importante y supe que sería profesor.

Comentarios

10 Respuestas para “HAY UN MOMENTO EN LA VIDA”

  1. Clara on febrero 17th, 2009 7:46 pm

    El descubrimiento de la vida, es algo doloroso a veces, pero cuando pasa, tras quitarte el chino dentro del zapato, sientes un alivio que no puedes más que agradecer.
    Son muchos los años que han hecho replantearme la vida, descubrir que lo estaba viviendo era un error, dañino, malicioso y destructivo.
    La creencia en la seguridad a toda costa, el tener un trabajo indefinido (porque fijo ya no hay nada en esta vida) a pesar de ser perjudicial para la salud, era más importante que la misma integridad física y moral. El mobbing era ingrediente en la vida diaria, constante y mordaz.
    Pero hizo falta una enfermedad, una depresión, para que me ayudaran a darme cuenta de que no era el camino de una vida plena. De hecho, al contrario. Era un compendio de crueldades que hacían de mi vida, un desecho, y de la de mis allegados, una muestra de infierno.
    Pero, ¿qué debía hacer? Hacerme la pregunta más importante y a la que menos importancia le daba: ¿qué quiero ser en mi vida?
    No quería ser lo que era. No quería ser una secretaria infravalorada y despreciada, apisoteada y golpeada. Quería ser cantante ¿pero podría serlo?
    Después me di cuenta de que cantar era bonito, y me invitaron a dos meses de clases de canto con el mejor profesor del mundo, con el que, después de mucho tiempo, continúo.
    Pero no era lo que iba a hacerme una profesional vocacional y con fuerza.
    Tenía que volver a empezar.
    Pero ¿qué quiero ser?
    Contestar esta pregunta fue dificil, pero tenía una respuesta, y conseguí resolverla.
    De toda la vida he sido propensa al asociacionismo, el asistencialismo, el ayudar a los demás, en sentirme útil haciendo felices a los demás… algo de eso tenía que ser mi camino hacia la plenitud laboral.
    Descubrí la profesión de Animación Sociocultural.
    Ahora me encuentro, llegando a los cuarenta, empezando de nuevo.
    Abandoné mi trabajo cutre y perjudicial, para encontrar una nueva libertad. Estoy estudiando un ciclo formativo de grado superior de animación sociocultural, en un instituto de Sevilla, en la parte más desfavorecida de la ciudad, e intentando aprender a ser la profesional que voy a llegar a ser en el futuro.
    ¿Quién da más? Lo que más tengo es esperanza.

  2. Marisa Cuyás on febrero 18th, 2009 9:20 am

    Mi busqueda a si larga y dolorosa. El amor ha marcado la pauta de mi vida y el desamor se convirtió en el motor necesario para renacer guiándo mi camino.
    Es difícil dejar de ser lo que los demas esperan de ti.
    Laboralmente, mi camino siempre fué la comunicación y el mundo de la cultura. Sentimentalmente, la busqueda del amor sin condiciones.
    En esos momentos, de profundo dolor la reflexión se vuelve imprescindible. La soledad se convierte en un ejercicio de autoanálisis.
    El tiempo hace que esas encrucijadas me hayan servido para ir tomando decisiones de lo que ahora hoy y tengo.
    Pero la rueda sigue y yo en ella. La busqueda será continua, sigo negándome a ser calculadora dejando que el corazón me guie. Lo importante es saber que me puedo levantar y ser fuerte, cada vez más fuerte.

  3. suyay on febrero 22nd, 2009 12:14 am

    Descubres con el tiempo que has vivido tan lejana a la realidad,te has fabricado un mundo propio , quizás para evadirte inconscientemente,de todo aquello que siempre te ha rodeado…y entonces al volver la vista atrás , te das cuenta de la nube que te ha rodeado y te ha ocultado la vida como realmente es…
    Mi vida a estado hecha de fracmentos, rupturas…la de mis padres,su separación, y su estorbo, osea yo, no supieron que hacer conmigo, y cada uno tomó su mejor rumbo;y yo quedé sola,en la más completa soledad y desamparo…alguién hablo del Ejército de Salvación,lugar donde reciben niños huérfanos y ahí fui,ese fue mi hogar, por mucho ,mucho tiempo.
    Crecí,con amigos imaginarios…con hadas y seres fantásticos que me acompañaron en toda mi infancia,ellos fueron mi mundo,mi refugio,mi salvación.
    Luego vino la pubertad esa maldita edad, en qué te sientes tan fea, tan llena de nada, y me creí hormiga y vagar por las tardes fue mi hobby…junto con buscar revistas, libros y leer…leer hasta no tener hambre y dormir.
    Hubo un personaje bueno y gentil…en el liceo,mi director,un hombre anciano que en mí algo vió…y me condujo por el estudio,adquirí una beca y terminé la secundaria con buenas notas,gracias a él. Entré a la universidad becada y terminé la carrera y a trabajar.
    Me enamoré equivocadamente y me casé…me fue mal y al tiempo me abandonó con una niña de dos años.
    Me refugié en mi trabajo y fui siempre la mejor;humana comprensiva solidaria.
    Ahora aquí estoy escribiendo sin pensar, esta mi historia personal.

  4. editor on febrero 22nd, 2009 12:26 am

    Ya que me invitan a comentar, comento…
    De lo que escribió Borges, puedo decir que ya tuve mi momento para saber quién soy. Soy periodista, especializado en investigación periodística, algo que nadie necesita y todos rechazan, porque prefieren que nada se investigue y todo se oculte (la corrupción de los gobiernos, empresarios, comerciantes, profesionales, etc. etc.) También soy editor de revistas, periódicos y otras publicaciones; y ya nadie aporta publicidad ni colabora con medios que tienden a desaparecer.
    A partir de ahora, quiero saber para qué soy, para qué sirvo, dónde me puedo insertar. Aunque mi edad es avanzada, por suerte tengo buena salud, divorciado con cuatro hijos varones a los que poco veo, presencia quizás rescatable para algunos o algunas.
    Pero nunca encontré mi “nicho” de desarrollo, como se dice empresarialmente. ¿Será que sólo me queda el nicho mortuorio? Estoy convencido que no será así, pero cuesta transitar los tortuosos caminos de nuestra vida.

  5. Anonymous on febrero 27th, 2009 12:25 pm

    Para mi no a habido un momento clave, sinó que el día a día del profesor me a demostrado que yo de mayor, realmente quiero ser profesor, el cariño con los niños, educarlos.. tratarlos…

    Josep Llobet

  6. Mario Navas on marzo 2nd, 2009 12:28 am

    No uno, ni dos, ni miles. Infinitos momentos en la vida son aquellos que componen cada uno de nuestros sueños, de nuestras metas, de nuestras ilusiones. Decepciones, fracasos, muertes y soledad conjugados en uno solo. Es ese el momento, un momento en la vida que puede significar todo o nada, o que unido a otros hace de la vida el mejor de los momentos.

  7. Anonymous on marzo 4th, 2009 3:09 pm

    La verdad es que a mi este momento aún no me ha llegado.
    No sé a que me dedicaré de mayor, pero de momento sí sé que voy a vivir minuto ha minuto mi vida y la voy a aprovechar para que no me arrepienta de nada. Al mismo tiempo, esperaré a encontrarme con mi misma y decidir mi futuro.

    Lídia Roig.

  8. Celi on marzo 8th, 2009 3:34 pm

    mi momento comenzó a gestarse desde el año pasado cuando me di cuenta que tengo que hacer lo que me gusta… tengo que volver a la literatura, la escritura y todas las expresiones artísticas que me atraen mucho… habia abandonado todo por dedicarme a mi profesión y ademas por unirme al ritmo alocado de hacer mucho y a la vez nada…

  9. ana maría - penélope on septiembre 13th, 2009 3:06 am

    Elegí las palabras

    Mis mayores alegrías
    siempre se ven convocadas por las palabras.
    Tantos poemas y cartas de amor recibí
    tantos poemas y cartas de amor envié.
    Tantas historias creé durante las dulces sesiones de amor.
    Tantas otras veces las relaciones se enredaron en definiciones de palabras.
    Entendernos con palabras
    vieja costumbre de la humanidad.
    Las palabras me acunaron
    Las palabras me consolaron
    me ayudaron a soñar
    a vivir otras vidas.

    Con palabras
    entiendo el mundo
    lo construyo
    lo cambio.

  10. Joaquín Andúgar on septiembre 19th, 2009 8:56 pm

    La Vida es para Mí todo un momento, y un momento tortuoso pero rápido es preciso vivir feliz en la medida de lo posible, y saber surfear en las olas de la prueba y del peligro. Porque la prueba y el peligro están unas veces provienen del exterior y otras las más de sí mismo. Saber distinguir entre ambos estímulos es para mí síntoma de madurez aunque reconozco que no es fácil. Y es más difícil si no se tiene fe y Experiencia de Jesucristo Resucitado, que El Señor les bendiga y les de discernimiento para escapar de las redes del cazador y para saber amar al prójimo y dejarse amar de Dios.

No hay mas respuestas